Noticias

Los creadores de empresas tienen grandes soluciones

Enviar Nota Imprimir 17/09/2012 • Varios

La Ley del Emprendedor se presentaba como la norma definitiva para remediar los problemas de los creadores de empresas en España, pero nada se sabe de ella. Algunos fundadores de 'start up' que se enfrentan cada día a los obstáculos e inconvenientes de iniciar y mantener su negocio explican cuáles son sus dificultades cotidianas y las soluciones (con ley o sin ley) que deberían implantarse cuanto antes


Jaime Sanmartín, CEO de Adtriboo -la plataforma de habla hispana de generación de contenidos creativos que aglutina a más de 120.000 creativos y profesionales especializados en video, audio, texto y diseño gráfico- aboga por reducir al máximo la burocracia y el papeleo en las primeras fases de cualquier negocio, de manera que pueda comprobarse la viabilidad sin necesidad de pasar por los mismos trámites de una empresa ya consolidada. Sanmartín cree que "a partir de cierto nivel de facturación -esto implicaría el éxito de la iniciativa- habría que entrar en el sistema actual de constitución de sociedades, registro, poderes notariales, seguridad social, etcétera. Esta medida animaría a más gente a emprender y probar más cosas, sin necesidad de tener conocimientos legales, contables o fiscales, y debería ser apoyada con una cotización de autónomos superreducida y una fiscalidad favorable en los primeros pasos".

Jose Ángel Cano, socio de Wiseri -una plataforma de recursos humanos 3.0 que usa el crowdsourcing para que los expertos en cada categoría seleccionen a los candidatos por cada oferta- se refiere también a los problemas que se derivan de la falta de agilidad administrativa: "Por lo que se refiere a las ayudas, éstas suelen tardar mucho en llegar y se crean falsas expectativas. Resulta complicado crear un plan de negocio, porque es ficticio. Pero además lo lógico es poder centrarse en la propia empresa y no en comprobar si tu compañía está o no registrada. En realidad, no son necesarias muchas medidas, sólo haría falta que se cumpla efectivamente lo que ya hay".

Daniel Pérez Colomar, fundador y CEO de Stop&Walk -un club de venta privada online especializado en productos de diseño para encontrar moda, decoración, útiles para el hogar, accesorios, gadgets y regalos-, también se refiere a los obstáculos burocráticos en la creación de empresas en nuestro país: "Aquí se puede llegar a tardar entre 20 y 40 días en tener el CIF, la estructura de registro y una cuenta bancaria, mientras que en Reino Unido todo este proceso no dura más de 24 ó 48 horas. Lo ideal sería poder hacer una transacción que incluya CIF, dominio de la compañía en internet, cuenta bancaria y marca registrada todo en uno y de una forma mucho más rápida para tener la compañía operativa en 24 horas".

A los obstáculos en la creación de empresa se refiere también Luis Paris, cofundador de Parclick, una start up que permite encontrar aparcamiento a quienes desean olvidarse de su coche durante grandes eventos. Paris se queja de que debe pagar 250 euros mensuales como autónomo, independientemente de si factura o no: "Además, éramos tres administradores mancomunados. Yo estoy dedicado al cien por cien a la empresa, pero los otros dos tienen su trabajo y, por tener una participación, deben pagar a la Seguridad Social, aparte de lo que les retienen en sus compañías".

Paris explica que su negocio es muy escalable y podría vender servicios fácilmente en otros países. Pero las dificultades legales hacen que, desde el punto de vista de las operaciones queden obstaculizadas las posibilidades de internacionalización.

Miguel De Lucas, socio de Spotfav -una plataforma que permite planificar viajes y que cuenta con estaciones meteorológicas y cámaras de alta definición en cada lugar escogido-, cree que "las subvenciones sólo traen ineficiencia. A ellas se acercan los que en realidad no son verdaderos emprendedores. Suele ser gente que trata de conseguir dinero de manera fácil".

Arturo Cervera, fundador de Comunitae -empresa de préstamos entre particulares que pone en contacto a personas que necesitan dinero con otras que quieren obtener rentabilidad por su dinero de forma alternativa a la banca tradicional-, explica que "en el mundo de las start up, cuando montas una compañía, compras un billete de lotería. Tienes en tus manos un modelo innovador con un alto potencial de riesgo y crecimiento, y aquí queda mucho que hacer desde el punto de vista de facilitar la financiación". Cervera argumenta que "hay poco capital inteligente, que no valora ni cree que el emprendimiento sea una forma de rentabilizar su dinero".

En este sentido Iñaki Arrola, fundador de Coches.com -una plataforma que pone en contacto a los usuarios que quieren comprar el coche ideal y más barato con los concesionarios-, muestra su extrañeza con el hecho de que "en términos de fiscalidad se ponga una alfombra roja a proyectos como el de Eurovegas, y a los que estamos aquí no nos favorezcan en nada".

En el plano de las soluciones, Arrola asegura que éstas pasan por la educación: "Debemos instruir a la gente acerca del hecho de que crear empresas es bueno. En España no hay cultura para montar una compañía, ni existen modelos en este sentido a los que la gente se quiera parecer. Los Amancios Ortega no son demasiado visibles". Jaime Sanmartín coincide en que a largo plazo los cambios imprescindibles deben darse en los programas educativos, que han evolucionado muy poco en los últimos treinta años, precisamente cuando las salidas profesionales han cambiado drásticamente: "Esta semana mis hijos de 10 y 12 años han asistido a un curso de programación en Android y han vuelto con un montón de ideas de negocio y ganas de aprender y probar nuevas cosas. Creo que no debería ser una excepción, sino algo que debe fomentar el sistema educativo, para conseguir jóvenes con ganas de emprender sus propios caminos y no esperar a que el trabajo les llegue".

 

Fuente: www.expansion.com

Calendario de Eventos
ASICE    Externo